Las clases particulares tienen beneficios incuestionables para los alumnos. El primero y más importante es que el profesor realiza un plan de trabajo diseñado exclusivamente para el alumno, centrándose en sus fortalezas y debilidades. En las clases en grupo el profesor diseña el mismo plan de trabajo para treinta alumnos, independientemente del nivel y las carencias de cada uno de ellos.

Las clases particulares son individualizadas y hay un permanente contacto entre profesor y alumno. Ello permite al alumno o alumna plantear cualquier duda que tenga en cualquier momento de la sesión. Y permite al profesor ir midiendo el progreso del  alumno de forma continuada. Además, el profesor adoptará un método de enseñanza concreto en función del tipo de alumno.

Las clases particulares permitirán al alumno ampliar sus conocimientos sobre una materia y mejorar sus capacidades de una forma que no podría darse en las clases en grupo. Por ello, las clases particulares son cada vez más demandadas en nuestro país como sinónimo de una educación personalizada y de calidad. 

Ejemplo para explicar de alguna manera que si les da vergüenza o no se atreven apuntarse a una clase en grupo, pueden recibir clases particulares para perder la vergüenza, para coger seguridad, aprender la base para luego desarrollarla con mas facilidad en grupo, etc.  Las clases particulares son perfectas para ello.  Con varias clases particulares estarás preparado para lanzarte a la pista con seguridad y bailar con quien quieras.

Tantos de bailes latinos (merengue bachata y salsa) como para aprender sevillanas para la feria o un tablao flamenco.